Cuando un matrimonio decide romper el vínculo conyugal, la pareja recurre al divorcio de común acuerdo, aunque también existe la posibilidad de que solo uno de los cónyuges desee divorciarse. Cualquiera que sea el caso puede llevarse a cabo la disolución legal.

Para tramitarlo hay que hacerlo por la vía administrativa o judicial. Por la primera, se promueve el divorcio ante un juez u oficial del Registro Civil, siempre y cuando ambos cónyuges deseen divorciarse, sean mayores de edad, hayan liquidado la sociedad conyugal si están bajo el régimen patrimonial y que no tengan hijos en común.

En el caso de la vía judicial el divorcio se promueve ante la Autoridad Judicial sin que sea necesario señalar la causa. Asimismo, se presenta un convenio para regular todo lo relacionado con la disolución del vínculo matrimonial.

Para conocer con precisión cómo se realiza este proceso, es importante que recurras a un experto en derecho familiar como es el caso del Abogado Fabián Ernesto Hernández Fuentes quien con apoyo de sus colegas lleva a cabo procedimientos legales como: juicios de paternidad, custodias y más.  

Con información de Justia México.