Si posees bienes y deseas que estos pasen a manos de tu familia cuando fallezcas, es importante que establezcas con claridad para quien serán tus pertenecías. La manera legal de hacerlo es a través de un testamento; sin embargo, hay personas que no lo realizan y esto se traduce en problemas legales para sus herederos.

No obstante, la ley contempla estas circunstancias en la figura de la “sucesión legítima o intestamentaria” por medio de la cual se determina quiénes serán los herederos y qué le corresponde a cada uno. Tienen prioridad, en primer lugar, los hijos y esposo (a) o concubino (a); le siguen los padres, tíos, primos y sobrinos hasta cuarto grado.

Es importante destacar que, la sucesión legítima tiene lugar cuando alguien muere sin testamento, su testamento es nulo o ha perdido su validez. También cuanto el testamento no incluye todos los bienes (entonces solo los que no hayan sido contemplados tendrán lugar en la sucesión legítima).

Evita problemas, ahorra tiempo a tus herederos y deja clara tu última voluntad en un testamento. En caso de que tengas problemas con una herencia y requieras asesoría legal, no dudes en comunicarte con el Abogado Fabián Ernesto Hernández Fuentes quien con posee amplia experiencia en temas de derecho civil, penal y familiar.